¿Qué es Muralla China?

La muralla China fue construida para que esa región se protegiera de los ataques de los nómadas de Mongolia y Manchuria que provenían de la región norte del país. La orden de la construcción fue indicada por expresas instrucciones de Qin Shi Huangdi, (259-210 a.C.), primer emperador de China y fundador de la dinastía Chin. Sin embargo, en la actualidad solamente sobrevive el tramo construido por la Dinastia Ming y tiene una extensión de 8.851,8 kilómetros de largo.

Contando las construcciones y reconstrucciones de la gran muralla,  este monumento cubrió más de 20.000 km desde la frontera con Corea al borde del río Yalu hasta el desierto de Gobi a lo largo de un arco que delinea aproximadamente el borde sur de Mongolia Interior.

La Gran Muralla China fue construida por varias etapas según los intereses de las diversas dinastías que gobernaron ese país. Los historiadores afirman que aproximadamente 400000 personas trabajaron en crear ese gran muro de contención. 

La Gran Muralla continuó creciendo durante más de 1500 años, y fueron utilizados  distintos materiales y características dependiendo de la región: bloques de piedra, hormigón, adoquines y adobe. La Historia refleja los malos tratos que tuvieron los obreros en la construcción del muro. Se calcula que alrededor de 10 millones de trabajadores murieron durante la construcción, como consecuencia del intensivo trabajo, la mala alimentación, los tratos recibidos por las tropas militares y las condiciones climáticas adversas.

El muro mide de 7 metros de alto y de 5 metros de ancho. La construcción, durante la época de esplendor de la dinastía Ming, fue custodiada por más de un millón de guerreros que garantizaban la construcción por tramos y oficiaban de defensa de la frontera.

 
   Principalmente la historia China sostiene que la Gran Muralla fue un muro construido únicamente para la defensa. Sin embargo, la cantidad de puertas, la pavimentación de los pisos, la ubicación y manejo de las torres, y la colocación de rampas en vez de escaleras contribuyen a pensar que la muralla se utilizaba como vía de comunicación:
tanto personas y como armamentos eran trasladados a gran velocidad de un lado a otro. También se transportaba mercadería desde las grandes ciudades chinas hasta el golfo pérsico. Así, los chinos lograban acceder a los mercados europeos y comercializar sus productos.
 
   En 1644, luego de que la dinastía Qing tomara el poder, el muro no tuvo ningún uso funcional, ya que el país era gobernado por la misma gente a la cual se quería mantener alejada con la muralla. Fue así como esa gran fuente de materiales de construcción fue desintegrándose de apoco, ya que los aldeanos y pobladores comenzaron a aprovechar el hormigón y las piedras para construir sus propias casas.

En 1987, la muralla China fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.  Hoy en día es considerada una de las siete maravillas del mundo.